Del Rapport al Insight en un proceso de Coaching

 en Coaching, Inteligencia Emocional, Todas las publicaciones

PNLEl recorrido que lleva del rapport al insight en un proceso de coaching es dinámico, interactivo, flexible, ético y ecológico, en el que confluyen diversos factores, soportados en valores y tutelados por la formación, el entusiasmo y la profesionalidad.
La labor fundamental del coach es conseguir un rapport auténtico, es decir, lograr un clima de trabajo, que despierte interés, que sea emocionalmente cálido, relajado y distendido. Un escenario en el que se genere confianza, que propicie hablar con libertad, con la seguridad de ser respetado, comprendido y aceptado.

El insight, ese descubrimiento, surge cuando el coachee consigue mirar hacia su interior, sin miedos y sin ataduras. Es el momento mágico que le permite descubrir, o darse cuenta de lo que verdaderamente quiere o de lo que en concreto le preocupa y la forma de conseguirlo o de remediarlo.

A partir de ese momento surge el aprendizaje vivencial, que le permite descubrir qué quiere realmente y cómo puede conseguirlo.

De forma sutil, la profesionalidad del coach, le permite visualizar las claves para pensar por sí mismo. Encontrar las respuestas a sus qué y a sus por qué.

Este es el momento, de definir objetivos claros en un marco temporal, de desarrollar el potencial de forma metódica, estructurada y objetiva, de identificar interferencias, de innovar, de diseñar estrategias, de ser creativo y de aprender a transformar los obstáculos en recursos y los miedos en retos.

El coach como buen maestro, no le enseña nada, se limita a preguntar y confirmar, hasta que el coachee está ubicado en la senda buscada. Las preguntas claras, directas y sencillas, son las encargadas de guiar todo el proceso.

En ese clima creado de confianza y de libertad, por momentos hay que subir o bajar la intensidad, así que a veces el proceso, cuando el escenario está maduro, necesita de preguntas clave, para que a modo de descargas eléctricas, permitan:
1. Acelerar el proceso de sacar lo mejor que lleva dentro el coachee.
2. Extraer de su memoria a largo plazo, las enseñanzas que tuvo en su trayectoria vital y, que pueden ser útiles en este proceso.
3. Modelar los patrones de éxito que haya identificado en personas o en situaciones concretas.
4. Comprometerse, ser disciplinado y ponerse en acción.
5. Activar la conciencia, es decir, saber que puede, que quiere y que se lo merece.

Ese itinerario que comparten coach y coache, es un viaje de disfrute y de aprendizaje, en el que se descubre la magia de saber sabiéndose; de aprender a trabajar con nuestras fortalezas y a dirigirnos en base a nuestras competencias; a identificar nuestro mundo dentro de otros mundos; aprender a mandar obedeciendo y a descubrir que somos iguales porque somos diferentes.

La gran virtud de un coach es cuando descubre que no es un confesor, ni un entrenador, ni un mentor, ni un consultor, ni un juez ni un psicólogo. Su principal misión es animar a desnudarse en privado y colocarse delante de un espejo.
La fortaleza del espejo es que te devuelve tu propia imagen en tiempo real, sin juzgarte ni reñirte, se limita a describirte de forma visual sin palabras y en silencio. Esa observación de uno mismo desde fuera de uno mismo, generalmente crea un momento, primero de confusión, y, luego, de conciencia.

Sólo en ese instante, se pueden romper los paradigmas que tienen atrapado el talento y dificultan identificar las sendas, con sus bordes, con sus nodos y con sus hitos, para poder caminar con seguridad y con soltura en busca del autodesarrollo y del crecimiento personal, aportando y recibiendo valor con todos aquellos con los que se interactúa.

Descubrir la importancia de ese momento, de verse a uno mismo desde fuera de uno mismo, sin interferencias ni juicios, que propicia el encuentro de eses dos yos, que hasta ese momento caminaban disociados, es el tiempo mejor invertido y más bien rentabilizado que puede tener un ser humano. Después de este encuentro, una vez que se reconozcan y decidan emprender la singladura de forma asociada, aparece un antes y un después, que va a marcar para siempre su historia de vida.

Entradas recientes

Escribe un comentario


Aclaración para coaches

Los coaches certificados por ICC u otra certificación reconocida no necesitan hacer la parte de Coaching de este curso "Coaching de Vida – Las Etapas Socio-Emocionales”, pues se les convalida por haber realizado la certificación de Coaching, razón por la que se le solicitará una copia de la misma.

Los alumnos que se incorporen en este grupo de coaches certificados solo necesitan asistir a la formación correspondiente el día 19 de marzo (sesión presencial). Por supuesto, obtendrán igualmente el diploma de "Experto en Coaching de Vida y las Etapas Socio-Emocionales".

Si es tu caso, puedes escoger el precio reducido para Coaches ICC o de otras certificaciones.

Te enviaremos como recurso adicional una copia digital del libro de Daniel Álvarez "Como pensar bien: PNL para resolver conflictos y multiplicar tu creatividad", publicado por la Editorial Universitaria Ramón Areces.

Contenidos para tu desarrollo personalUn eBook de regalo al suscribirte

Aclaración para coaches

Los coaches certificados por ICC u otra certificación reconocida no necesitan hacer la parte de Coaching de este curso "Experto en Gestión del Estrés", pues se les convalida por haber realizado la certificación, razón por la que se le solicitará una copia de la misma.

Los alumnos que se incorporen en este grupo de coaches certificados solo necesitan asistir a la formación correspondiente a los días 11 y 12 de marzo, que es la parte correspondiente a Programación Neurolingüística (PNL).  Por supuesto, obtendrán igualmente el diploma de "Experto en Gestión del Estrés". 

Si es tu caso, puedes escoger el precio reducido para Coaches ICC o de otras certificaciones.

Te enviaremos como recurso adicional una copia digital del libro de Daniel Álvarez "Como pensar bien: PNL para resolver conflictos y multiplicar tu creatividad", publicado por la Editorial Universitaria Ramón Areces.