El Coaching en la empresa familiar

 en Coaching, Equipos y Organizaciones vivas, Todas las publicaciones

empresa familiarLa importancia de la Empresa Familiar en el tejido productivo español es muy significativa. En torno al 80% de las empresas españolas son familiares, representando estas, el 75% del empleo  y un porcentaje similar de la contribución al P.I.B. español.

¿Qué  se entiende por empresa familiar?

Hay numerosas  definiciones del concepto de empresa familiar ; quizás una de las más precisas es aquella que define a las empresas familiares como organización de carácter económico  cuya propiedad pertenece en todo o en parte a un grupo de personas unidas por un vinculo familiar, habitualmente descendientes del fundador de la misma. Esta definición debe cumplir dos requisitos básicos:

–          Que la familia ejerza el control  político y económico  y que algún miembro participe en los órganos de administración.

–          Que exista voluntad de continuidad dentro del grupo familiar.

Esta definición contiene las principales características que debe tener una empresa para que sea familiar: Que la propiedad sea de una familia, que esta se trasmita a través del tiempo de generación a generación y que miembros de la familia participen en la gestión y/o gobierno de la empresa.

Precisamente la presencia de la familia en la propiedad, el trabajo y el gobierno les confiere aspectos diferenciadores sobre las empresas no familiares.

Los riesgos y retos a los que se enfrentan son similares a los de cualquier compañía en lo que respecta a los empresariales tales como: De mercado, financieros, de crecimiento sostenible, de modelo de negocio, societario y de gobierno, etc. A los que añaden los propios de las  familiares cuales son: la mala comunicación entre sus miembros, conflictos familiares sin resolver, principios,  valores  y creencias sin definir y por encima de todos y que ocasiona que las empresas familiares en un porcentaje elevado no continúen en el tiempo la sucesión y el liderazgo. Solo aproximadamente un 10%  están o superan la tercera generación y aproximadamente  el 25% alcanzan la segunda.

El principal desafío  al que se enfrentan las familias empresarias es la gestión armónica de la esfera familiar y empresarial; el equilibrio de las  dos esferas  es clave para el éxito y la continuidad futura.

Separar la perspectiva familiar y empresarial no es fácil y para ello es preciso que la familia  esté unida con claros valores, tenga un alto nivel de compromiso, la comunicación sea fluida y leal, el espíritu de consenso para llegar a acuerdos esté presente en la toma de  decisiones y que estas se rijan por criterios empresariales anteponiendo la empresa a la familia. Criterios empresariales tales como el crecimiento y la rentabilidad,  necesarios para la viabilidad futura.

Algunas de las características que tienen las  familias empresarias exitosas; que han superado la tercera generación  son:

-La comunicación se desarrolla con fluidez.

-La familia en su conjunto está comprometida con el éxito del negocio.

-Existe un fuerte sentido de responsabilidad respecto al trabajo, los profesionales y la calidad de  los productos.

-La formación y el conocimiento es una actitud constante de la familia.

-La familia ha aprendido a elegir profesionalmente en bien de la empresa y a saber aceptar el mando de los elegidos. La sucesión la han abordado a tiempo.

-El cariño y la ética en los negocios existe siempre. Tienen muy presente la necesidad de separar los problemas de la familia y del  negocio, buscando foros para tratarlos de forma diferenciada.

El Coaching es una herramienta idónea para ayudar a los miembros de la familia a planificar con tiempo el proceso de sucesión, en particular al sucedido y al sucesor así como al resto de la familia para  que apoye el proceso y mejore sus  habilidades de comunicación tanto en la esfera familiar como empresarial  y para que cada miembro de la familia defina su rol  tanto en el trabajo como en el gobierno y/o la gestión  y  adapte sus hábitos al mismo.

Independientemente de los aspectos comentados anteriormente, el coaching  es también apropiado para que los directivos tanto familiares como no familiares mejoren sus competencias, habilidades directivas y estilos de dirección en consonancia con los valores y cultura de la familia, la visión familiar y empresarial, su filosofía del management etc.

¿En qué aspectos puede el Coaching ayudar a los miembros de la Familia?

Nos vamos a centrar en dos figuras claves en la sucesión de la empresa; el sucesor y el sucedido, así como en   la familia cuyo apoyo al primero es imprescindible y una adecuada comunicación  entre sus miembros muy conveniente.

Sucesor.

 La designación del sucesor más idóneo es lo más importante para la continuidad de la familia empresaria. En muchos casos el elegido no es el apropiado tanto por sus competencias técnicas  y habilidades directivas sino por criterios no profesionales como  ser el mayor, formar parte de una rama familiar con mayor participación en la propiedad, estar trabajando en la empresa etc.

No solo son importantes sus capacidades y competencias si no que es necesario que concite el consenso de la familia y cuente con su apoyo para que su liderazgo sea incuestionable.

Al sucesor se le plantean las dudas de si va a ser capaz de liderar el proyecto, cómo debe afrontar el futuro del negocio (nueva visión estratégica), cambios necesarios a llevar a cabo y qué recursos necesita,  qué debe hacer para  ganarse el respeto de clientes, proveedores, directivos clave, trabajadores  etc.

Para afrontar los nuevos retos que se le presentan  necesitará  establecer prioridades, marcarse metas y llevar a cabo su propio plan de acción que puede diseñar con la ayuda de un coach.

Sucedido.

Es la figura clave en la sucesión. La sucesión es un proceso que dura un determinado número de años en los que el sucedido debe dar los pasos necesarios para que la sucesión sea un éxito. Cuando menos, es preciso determinar las siguientes etapas: Planificación, preparación del sucesor, traspaso y retirada.

No es fácil para una persona que ha dedicado toda su vida a la empresa y sobre todo si es el fundador, abordar este proceso a tiempo y adaptar sus comportamientos y hábitos al rol a desempeñar en  cada una de estas fases del proceso. El Coaching es de gran ayuda para diseñar su  plan de acción en su faceta  personal   y profesional para saber entregar el testigo al sucesor, pasando de actor a tutor o mentor de aquel.

Muchos fundadores no dan el paso o lo hacen a destiempo porque no saben qué hacer en su vida cuando no tengan la responsabilidad directa en la gestión de la empresa; es comprensible pues  traspasa su “hijo económico”, algo a lo que ha dedicado la mayor parte de su vida y esfuerzos (personales y profesionales), perdiéndose innumerables oportunidades de disfrutar de  aspectos de la vida que ha tenido abandonados por falta de tiempo, entre los que está la propia familia.

La Familia.

Para la supervivencia a largo plazo de la  familia empresaria es necesario que ésta tenga un proyecto empresarial común de futuro consensuado y compartido  por todos. Para esto es necesario anteponer los intereses de la familia y la empresa a los propios, apoyar a los miembros de la familia con responsabilidades empresariales,  saber comunicarse abordando los problemas con claridad, lealtad, generosidad y confianza en definitiva, comprender que los propietarios más que propietarios son usufructuarios  y deben traspasar las acciones a la siguiente generación al igual que ellos las han heredado.

El Coaching es una apropiada herramienta de ayuda para establecer su rol en la familia empresaria si quiere formar parte de la misma,  mejorar actitudes y comportamientos en aras a que la comunicación sea más efectiva y provechosa y para afrontar  las situaciones conflictivas desde el consenso y la supervivencia de la empresa.

Si la familia llega al convencimiento que mediante un proceso de Coaching individual o de equipo, personal o ejecutivo  puede abordar  este tipo de problemas y retos con los que se enfrenta; unos propios de la empresa, otros de la familia empresaria, la continuidad de la empresa y la familia unida será mucho más plausible, y más  felices sus miembros pues es  totalmente factible que coexistan una “Familia sana y Empresa sana”.

 

Entradas recientes

Escribe un comentario

¿Quieres que te informemos?

Te responderemos lo antes posible

¿Hablamos?

Escribe a continuación tu nombre y tu número de teléfono. Te llamaremos lo antes posible.