Deja de tratar de impresionar a los demás

 en Coaching, Todas las publicaciones

NoCreo que el artículo de hoy es un acierto, ya que con él empiezo en este post una serie de colaboraciones externas introduciendo aspectos del ‘coaching para el día a día’ que puede que no controle tanto como me gustaría y creo que con la opinión de expertos en estos temas, las ideas pueden quedar más claras.

Y he decidido que el primer colaborador sea Antonio Martín Morin, experto en Finanzas Personales (como veréis al final del artículo), que se dedica a enseñar a las personas a gestionar mejor su dinero para obtener una mayor calidad de vida. Por decirlo de algún modo, es especialista en coaching financiero. Es un gestor de dinero y de personas, algo que da doble valor a su artículo.

Yo me permito el lujo de vincularlo en parte a la pirámide de Maslow de las necesidades de los seres humanos y como una mala gestión de las mismas influye, y de mala manera, en el día a día financiero de cada uno.

Os dejo esta su primera colaboración y espero que os guste:

———

En el libro “La Bolsa o la Vida” de Joe Domínguez y Vicki Robin se destaca que para tener bien gestionadas tus finanzas personales debes averiguar cuáles son los valores fundamentales que son centrales en tu vida. Una vez que has descubierto cuáles son, lo demás es secundario. Eso significa que deberías recortar tus gastos en esas áreas secundarias.

Por lo tanto, un primer paso para mantener controladas tus finanzas es reducir tus gastos. Y una de las mejores tácticas para conseguirlo se resume en una frase:

Deja de tratar de impresionar a los demás
Si compras un coche que es llamativo en lugar de centrarte en comprar uno que se adecue a tus necesidades y nada más, estás gastando el dinero para impresionar a los demás. Si vas a comprar ropa y eliges los modelos más caros y de marca cuando realmente no los necesitas, estás gastando dinero para impresionar a los demás. Si tienes siempre el último aparato tecnológico aunque ni lo usas, estás gastando dinero para impresionar a los demás.

Dejar de preocuparte por los demás

Separa a la gente que conoces en dos grupos:

  • Gente cuya opinión te importa
  • Gente cuya opinión no te importa

Es muy fácil dejar de preocuparte por impresionar a gente cuyas opiniones no te importan. ¿A quién le importa lo que piensen? Siempre y cuando no estés haciendo algo claramente ofensivo o algo que podría crear una verdadera reputación negativa en ti, da igual lo que piensen.

La parte difícil es tener que preocuparte por impresionar a las personas cuya opinión te importa. Gente que quieres conocer. Amigos. Familiar. ¿No es lógico querer impresionarles?

Una vez más, vuelve a lo sencillo y fácil. No necesitas impresionar a esta gente con cosas caras y llamativas. La relación que tienes construida con tus amigos y familiares está basada en ti, en cómo eres, no en cosas materiales. Si no vas a conectar con esa gente, da igual lo que hagas o lo que compres, no conectarás.

Llegar a esta conclusión es realmente valioso para tus finanzas personales. Rebaja tus gastos en ropa. Rebaja tus gastos en el coche. Rebaja tus gastos en gadgets electrónicos. Rebaja tus gastos en vivienda. No necesitas una gran mansión, un coche deportivo, el último iPhone ni un corte de pelo de 100 euros, si esos no son tus valores personales, si eso no es lo que realmente te hace feliz.

Bueno, puede que en realidad si quieres todavía una o dos de estas cosas. El impulso no viene de ti, de tus valores personales, proviene de lo que la gente a tu alrededor valora o los mensajes de marketing y publicidad que tu recibes.

Para algunas personas, esto parece imposible. Ellos creen que necesitan el último iPhone y comprar ropa cara. Su autoestima gira en torno a eso, a impresionar a los demás.

Existen 6 formas de romper esta situación

  • Tomar la iniciativa. Ser un creador de tendencias dentro de su grupo. Aléjate de los gastos y actividades que giran principalmente en torno a impresionar a los demás. Haz sugerencias para actividades que no giran en torno a presumir.
  • Prueba nuevas actividades. Puede hacer esto con su círculo de amigos o por su cuenta, pero prueba cosas nuevas que nunca has considerado antes. Piensa en cosas que parecen divertidas para ti pero que nunca hiciste porque no iban a impresionar a los demás.
  • Guía la conversación. Si estas en una conversación que gira en torno a cumplidos entre unos y otros y críticas hacía gente que no está en ese momento, lleva la conversación fuera de esa temática. Enfócate en sentirte positivo hacía todo el mundo, sobre todo en cosas no materiales. Elige las áreas que apasionan y orienta la conversación hacía allí.
  • Utiliza tus elogios sabiamente. Ofrece elogios por un trabajo bien hecho pero no por conseguir un coche nuevo o un nuevo gadget electrónico. Así dejas claro que lo que tu valoras son las personas que toman las riendas de su vida y no aquellas que malgastan el dinero en impresionar a los demás.
  • Comparte pensamientos personales orientados al crecimiento personal. En lugar de hablar todo el rato de cosas de “cultura popular” (fútbol, política, etc) mezcla algunas reflexiones sobre crecimiento personal. Habla acerca de formas con las que estás reduciendo tus gastos de manera positiva. Habla sobre tus aspiraciones y sueños. Anima a los demás a compartir las suyas.
  • Explora nuevas relaciones. Si tu círculo de amistades todavía se centra demasiado en impresionar a los demás y en los bienes materiales, pasa algún tiempo conociendo gente nueva. Conoce a gente en las nuevas actividades que comenté antes.

En resumen, dejar de socializarte según las reglas viejas y gastadas que giran en torno a la necesidad de impresionar a los demás. En su lugar, pasa tu tiempo en cosas que aportan un valor real para ti.

Entradas recientes

Escribe un comentario