¡Con un coach todo te resultará más fácil!

 en Coaching

 

Hace dos años me sentía completamente perdida. Mi marido había muerto y yo decidí dejar Panamá, un país lleno de luz, calor y alegría donde había vivido 40 años y creado mi propia familia, para instalarme en La Estrada, una pequeña villa donde el invierno dura 10 meses.

Al principio y a pesar de las dificultades todo fue bien. Mis nietos eran pequeños y llenaban mis momentos de soledad. Cuidarlos era una de mis tareas prioritarias.

Pero como todo en la vida, los chicos crecen, cambian y de repente te das cuenta que ya no les haces falta y vuelve la desazón porque sientes que ya no eres necesaria, y para una persona como yo, que siempre ha sido cuidadora eso puede ser terrible!

Durante muchos años me había dedicado a enseñar yoga, meditación y visualización y de nuevo retome mi rutina practicando una hora diaria al levantarme. Esto me ayudaba a lograr más el control de la situación.

Así las cosas, un día tropecé con un anuncio de un curso de Coaching con PNL  y ni corta ni perezosa, me apunte. Y ese fue el pistoletazo de salida pues las dificultades para asistir a las clases me hicieron tomar la decisión de trasladarme a vivir a Santiago, y a partir de ahí todo fue coser y cantar.

Al cambiar mi entorno también cambio mi conducta y así pude ver que había capacidades que tenía que poner a funcionar y olvidarme de las creencias limitantes que me lo estaban impidiendo.

Fue difícil la transición pues otra vez tuve que dejar mi casa y mi familia y trasladarme a otra ciudad, ¡pero valió la pena!

Así me di cuenta que tenía algunas habilidades para la pintura y la música y a día de hoy tengo algunos oleos en las paredes de mi casa, que si bien no son unos Picasso, son míos y eso me llena de satisfacción.

En cuanto a la música bueno, a mi edad ya no seré una Monserrat Caballe ni podré hacer un dueto con Placido Domingo pero tengo una bonita voz de soprano y me han seleccionado para cantar en el coro de la catedral y ya hemos viajado a diferentes lugares.

Después de la PNL  me apunte a la Certificación de Coaching y mi vida ha dado un giro de 180 grados. Sigo estudiando y  preparándome para ayudar a otras personas a encontrar su camino pues estoy convencida de que nada es imposible. Si lo puedes visualizar, lo puedes conseguir!

Y como siempre he sido una cuidadora/ sanadora, además de coach de ICC, también soy terapeuta del dolor en ECC (Estimulación cutánea continua), y mis pacientes están encantados con el tratamiento simultaneo y yo me siento feliz de poder seguir ayudando a que las vidas de otras personas sean un poco mejor cada día.

Quiero dar las gracias a todos los compañeros de los cursos de Coaching con PNL ,Certificación Internacional de Coaching de ICC, Coaching 4 Evolutions, Mental Training y en especial a Daniel y a todo el equipo de Ben Pensante por haberse cruzado en mi camino y sin los cuales no habría podido culminar este aprendizaje.

 

Mª del Carmen Iglesias Ferrer.

Otrs artículos:

¿Puede el coaching cambiar tu vida?

Historias que curan y enseñan

La Teoría del Desarrollo: lo que siempre quisiste saber sobre las etapas de la vida

Posts recomendados

Escribe un comentario

¿Quieres que te informemos?

Te responderemos lo antes posible

¿Hablamos?

Escribe a continuación tu nombre y tu número de teléfono. Te llamaremos lo antes posible.