Reflexiones en torno al Juego Interior del Tensis de T. Gallewey

 en Coaching, Todas las publicaciones

El Coach Manuel Rivero P. comparte con el Observatorio, el análisis que realizó de este  libro a partir de una serie de preguntas de Coaching, que bien podrían aplicarse como modelo para el analisis de otros libros de esta naturaleza.

¿Qué preguntas nos podemos hacer para sacar las máximas enseñanzas del texto?


1.     ¿Cuáles fueron los principales puntos del libro?

Hacer visible y ser conscientes del diálogo interior que todos tenemos; es decir, quién habla con quién, por qué hablan, de qué hablan  y para qué hablan.

Descubrir la estructura de ese diálogo interno, verbalizarlo, traducirlo, hacerlo consciente, ralentilizarlo y comprenderlo.

Esta labor, permite convertir, ese ruido interno en una conversación clara, nítida y transparente entre dos sujetos internos que están interactuando, reciben y  dan información de forma inmediata, puntual y precisa.

Ese proceso nos ayuda a personalizar e identificar a las dos voces de ese diálogo, con sus motivos, conductas y comportamientos. Identificamos  los medios con los que cuentan, los fines que buscan y los resultados que consiguen.

Esos inquilinos internos, que de forma sutil habitan en nuestra mente, tienen sus roles enraizados y asumidos, así:

El yo nº1, es la voz crítica y controladora. Es el capataz, que está dando continuamente órdenes  y, que número de órdenes, tanto de lo que debe hacer el yo nº 2, como lo que no debe de hacer. Ese número de directrices es tan elevado,  que ni la mente más lúcida puede procesarlas de forma inmediata. A la vez, también desempeña el papel de  juez, criticando continuamente su labor, en lugar de describir, para que a modo de feedback pueda aprender, desaprender y enseñar.

  • ¿Por qué hace todo esto el yo nº 1?, la respuesta está en la falta de confianza en el yo nº 2, que es tu cuerpo, es el brazo ejecutor de la tarea. La falta de confianza le lleva a detallar con precisión lo que debe y no debe de realizar y a regañar por todo lo que hizo mal y hacerle víctima de sus actos.

Miedos y dudas de sí mismo los traslada al yo nº 2 que a modo de frenos le impiden utilizar sus palancas, para descubrir y explorar el potencial que encierra el cuerpo humano, al tiempo,  que inhiben su capacidad de aprendizaje, de creatividad, de innovación  y de disfrute.

No se consigue un desempeño espontáneo, debido a que la mente no está en calma, no forma una unidad con el cuerpo, no encuentra esa voluntad de victoria que libera toda su energía, y además, nunca pierde el ánimo ante la derrota; es decir, no consigue ese estado de flow, de flujo, que fluye entre el desafío de la tarea y la sensación de capacidad y competencia que uno atesora.

El yo nº 1 le está mostrando continuamente las barreras al yo nº 2, e impide, que éste pueda convertir esos obstáculos en oportunidades. La realidad, es que esta dinámica, es la principal adversaria, para que el yo nº 2, haga bien lo que en realidad sabe y puede hacer. Pasando a ser su peor enemigo, al ser el primero  que se derrota a sí mismo.

El descubrimiento de esta estructura mental, con sus sujetos, diálogos e interferencias, con sus causas y consecuencias. Permite establecer un certero diagnóstico de la insatisfacción y del desequilibro de la ecuación esfuerzo rendimiento. Estas certezas permiten realizar pronósticos sobre determinados comportamientos y actitudes, así como, dar con la terapia adecuada.

La clave del éxito está en controlar ese ruido interno, en desaprender a emitir juicios, en  evitar que el yo nº 1 esté dando continuamente órdenes al yo nº 2, que deje de estar juzgando, que le escuche y le observe de forma activa.

Que cree la atmósfera que le permita  visualizar las metas, memorizar las sensaciones de las diferentes etapas y codificarlas con un significado profundo, tanto a nivel visual, como auditivo y háptico.  Que le permita  encontrar un punto de referencia para mantener la concentración y el resto viene de camino, solamente consiste en dejar que ocurra.

Confía en tu cuerpo, que haga lo que es capaz de hacer y te sorprenderás de tu potencia, de tu regularidad y de tu precisión, estás en el buen camino del aprendizaje natural que llevas codificado en tu ADN.

Descubres que la misma función puede realizarse forma diferente, te atreves a romper paradigmas, abres nuevos caminos, no consumes energías en luchar contra viejos hábitos, simplemente creas hábitos nuevos que te hacen la vida más fácil y el quiero y puedo pasa a ocupar el lugar del debería.

Esto curre cuando.

Te observas sin juzgar, aprendes a describir. Esta situación te realiza las siguientes preguntas:

¿Qué quieres cambiar?

¿Dónde quieres empezar?

¿Cuál va ser tu primer paso?

  1. Visualiza el resultado deseado. Codifica todas las sensaciones que te producen esa meta.
  2. Confía en tu yo nº 2, el quiere y puede. Concentración, confianza, elección, atención libre de juicios, ánimo y adelante.
  3. Analiza la realidad, comprueba que vas por la senda marcada. Date un feedback, objetivo, puntual y preciso. Corrige todo aquello que creas conveniente.

Este proceso permite:

a)     Aprender tanto de los éxitos como de los errores.

b)    Trasladar las experiencias de la memoria a corto plazo  a la memoria a largo plazo y convertirla en una memoria procedimental de habilidades, en la que, de forma inconsciente se realice con la máxima precisión las competencias de desempeño.

c)      Entrar en la senda del aprendizaje continuo, del equilibrio con uno mismo, de la satisfacción  y de la autorrealización sin apenas esfuerzo.

Ese estado de flow, se consigue cuando la mente está en calma y concentrada, este es el momento en que se puede rendir al máximo.  Estamos  en el aquí y el ahora, se da una unidad entre la acción ejecutada y el ejecutor de la acción. Ese estado proporciona un flujo de energía, que genera más poder y más precisión, nos lleva a un estado de calma en el que se está conscientemente inconsciente.

La mente constituye una unidad con la actividad del cuerpo, y las funciones inconscientes o automáticas están operando sin la interferencia de pensamientos. En una mente totalmente concentrada no hay espacios para pensamientos sobre el qué, cómo, cuándo, dónde o el por qué del desempeño del cuerpo.

Para ser efectivo, primero tienes que arreglar la casa por dentro, solucionar los conflictos entre esos dos yo y luego ya puedes salir fuera a poner en práctica todas tus valores, habilidades, recurso y actitudes, en este momento el éxito está asegurado.

¿Está escrito el libro desde un ángulo o perspectiva particular?

La gran virtud del texto es que sus enseñanzas se pueden personalizar

¿Está el libro bien escrito?

Para mí está bien escrito y mejor traducido.

¿Está el libro bien organizado y es fácil de leer?

Está bien organizado, bien estructurado y es muy fácil de leer, aunque es bueno releerlo de vez en cuando.

 ¿Cuáles son en tu opinión las fortalezas del libro?

La sencillez, y a la vez la profundidad, como trata el tema de los enemigos internos.

¿Cómo podías mejorar el libro?

No me atrevo a incluir áreas de mejora, creo que lo desvirtuaría.
Considere las principales ideas en un sentido crítico, ¿encajan en tu experiencia y con tus anteriores estudios?

 Encajan y me ayudan a entender otras áreas de conocimiento, tales como, el desarrollo del talento en su contexto, el descubrimiento de las fortalezas, el aprender a escuchar y observar de forma activa y el parender a describir en lugar de enjuiciar, a ser más entrenadores y mentores y menos jueces y capataces.

Posts recomendados

Escribe un comentario