“La rueda de la vida”

 en Coaching, Inteligencia Emocional, Todas las publicaciones, z-secundario

“LA RUEDA DE LA VIDA”

Eduardo Chinarro, Julio 2018

En mi humilde opinión, es ésta una de las herramientas más eficaces del Coaching.

La Rueda de la Vida proporciona al Coach información muy valiosa sobre el coachee y supone una “fotografía” precisa sobre el estado general del cliente que éste puede ver de manera muy gráfica.

Mi dinámica hasta este momento es realizarla en todas las primeras sesiones y también repetirla en procesos largos para establecer comparativas con el inicio del proceso.

Es muy útil también en los casos en los que el coachee no ha sido quien ha decidido realizar el proceso de coaching. Como ejemplo pudiera servir el de unos padres que requieren de tus servicios como Coach para su hijo adolescente. También es muy frecuente en casos de adicciones, donde suele ser el entorno cercano el que contrata nuestros servicios, en ocasiones con poca colaboración del coachee. En estos casos, el cliente no se plantea un objetivo pero la Rueda de la Vida nos concede la posibilidad de comenzar a trabajar en el proceso con los objetivos o acciones derivados de su interpretación (la del cliente, por supuesto).

Existen circunstancias en las que podemos tener dudas sobre la utilización o aprovechamiento de La Rueda de la Vida.

En una primera sesión el cliente puede tener un objetivo claro que le motive.

Si realizamos la Rueda de la Vida a ese mismo coachee e identificamos su “punto de apalancamiento” van a surgir acciones y/o objetivos relacionados con dicha herramienta que, tal vez no sean tan motivadores como el que él/ella traía a la sesión.

A modo de recordatorio decir que el “punto de apalancamiento” es aquella área de la vida del cliente en la que realizando cambios puede afectar positivamente al mayor número de otras áreas posible. Me aventuro con un ejemplo inventado:

El “punto de apalancamiento” del Sr. X está en el área del ocio. Al Sr. X la gusta bailar así que, a la vista de su Rueda de la Vida decide apuntarse a clases de baile. Ésto no sólo mejora su ocio sino que mejora también sus relaciones sociales (conocer gente nueva), mejora su salud (baile=ejercicio=mejor salud), y también, tal vez mejore el área del amor si conoce a alguien especial en dichas clases de baile (imaginemos que el Sr. X no tiene pareja y quiere tenerla)

¿Puede que existan primeras sesiones en las que lo más productivo para el cliente sea pasar a realizar coaching directamente con el objetivo que él elija?.

¿Puede darse el caso de que el objetivo que decida el cliente antes de realizar La Rueda de la Vida coincida o se integre con las acciones necesarias a emprender relacionadas con su “punto de apalancamiento”?.

¿Tal vez resuelva esta cuestión el hecho de que sus puntuaciones en las diferentes áreas de su vida sean muy bajas o bajas?…¿ésto otorgaría algo más de “urgencia” a trabajar sobre La Rueda que sobre su objetivo externo a La Rueda?.

En mi opinión y basado en mi experiencia he de decir que considero muy útil realizar siempre La Rueda de la Vida en primera sesión independientemente del objetivo que pueda proponer el coachee. Esta herramienta le proporciona al cliente una perspectiva mucho más amplia sobre los aspectos más importantes de su vida que la que tiene antes de la sesión y le permite valorar cual es el objetivo más “importante” en ese momento. En este punto en el que se producen varias posibilidades de objetivos diferentes es muy útil la pregunta: ¿de cero a diez cuán importante es este objetivo?”

Se puede producir otra situación confusa respecto a La Rueda:

Todos somos un poco o muy bipolares. Es muy difícil encontrar a alguien que se mantenga constantemente en su “centro”, en equilibrio total.

¿Cómo manejamos el hecho de que un cliente realice “La Rueda de la Vida” en un estado de euforia y sus puntuaciones sean muy altas cuando tal vez al día siguiente se perciba a sí mismo de manera totalmente diferente?.

Y el caso contrario ¿es válida La Rueda de la Vida realizada por un coachee en estado depresivo? ¿serían fiables las bajas puntuaciones que él mismo se otorgaría en los niveles de satisfacción de las diferentes áreas?.

¿Podríamos, tal vez a través del clima y el rapport, “equilibrar” un poco el estado de ánimo del cliente antes de realizar el ejercicio de La Rueda?.

En mi humilde opinión, nosotros sólo podemos “trabajar” en el presente, con lo que el coachee “nos trae”. Por supuesto que el clima y el rapport son aspectos importantísimos en cualquier proceso pero no somos magos ni hipnotizadores para cambiar conscientemente el estado de ánimo del cliente. Además ésto estaría basado en un “diagnóstico” por nuestra parte sobre el estado emocional del cliente que puede ser erróneo. La manera en que yo verifico la “credibilidad” de La Rueda de la Vida de la primera sesión es repetirla en diferentes fases del proceso.

Deseo que sea de utilidad lo compartido en este artículo a sabiendas de que puedo estar equivocado.

 

EDUARDO CHINARRO – COACHING eduardochinarro@hotmail.com

Me llamo Edu. Nací una noche de tormenta allá por el noviembre de 1969. Me resulta muy complejo definirme. Creo que vine a este mundo para cantar pero me distraje y cometí muchos errores…visité algunos infiernos y ahora intento a través del Coaching que otras personas alcancen sus paraísos perdidos…

Posts recomendados

Escribe un comentario

Contacta

Envíanos un email y te contestaremos lo antes posible.

¿No es legible? Clic para cambiarlo. captcha txt
0

Comienza a escribir y presiona "Enter" para buscar