Reseña del libro Coaching con PNL

 en Coaching, PNL
Nota del autor: Para realizar la reseña de la lectura de este libro, me ha parecido oportuno estructurar las preguntas de la tarea en apartados más globales, empezando por los aspectos formales, es decir, su escritura, organización del contenido y grado de practicidad; a continuación hablaré de la perspectiva sobre la que está escrito así como de quién lo puede aprovechar más, es decir, contextualizando su lectura; posteriormente comentaré lo que he denominado lo esencial de su lectura, es decir, las ideas principales del mismo, sus fortalezas y aspectos de mejora; y por último, un apartado que va más allá de su contenido y que tiene que ver con el encaje de éste con mi experiencia, qué le hace único y cómo contribuye en mi vida.

 

ASPECTOS FORMALES

 

El orden de contenidos del libro responde al modelo de coaching de ICC. Comienza con el qué es, para continuar con la explicación del proceso en sí (Objetivo, Valores, Recursos, Plan de acción), tratando además aspectos que engloban el proceso, que sin ellos sería incompleto, como son: cómo hacer preguntas poderosas, la importancia del lenguaje, los aspectos no verbales que tan claramente definidos tiene la PNL, la transición, el tratamiento de creencias y de hábitos.

Es una lectura sencilla pero nada trivial; las explicaciones llevan a leer despacio, porque sin llegar al ensayo, trata con detalle lo que se comenta.

Las explicaciones teóricas, los conceptos que trata (felicidad, merecimiento, confianza, los supuestos básicos de la PNL y del coaching, la importancia de la ACCIÓN, los valores del coach…) llevan a la reflexión, sobre uno mismo, sobre mí mismo, sobre mi experiencia, sobre mi ser. Explicaciones teóricas que ganan más fuerza aún con las preguntas que los autores nos van planteando.

 

Su lectura nos lleva de forma muy natural a pensar en nosotros mismos, dándonos pautas como coach y más allá, como personas. El capítulo final de autocoaching es lo que lo termina de redondear; este capítulo trata finalmente de la trascendencia como coach y como persona, haciéndonos ver la importancia del respeto hacia otros, de la curiosidad por conocernos y conocer al otro, de la importancia del autocuidado, motivos que pongo en relación a las motivaciones de las que hablaba Maslow, en este caso, la de autorrealización.

 

CONTEXTUALIZANDO

 

El libro está escrito desde la necesidad de los autores de dar a conocer algo tan valioso para ellos. Está escrito siendo fiel a varios de los supuestos de este modelo de coaching:

 

  • “Si quieres comprender, actúa”; es un libro que invita desde las primeras preguntas a la acción: ¿Cuáles son tus esperanzas, sueños, que es lo importante para ti, tienes todo lo que te mereces?.

     

  • “Lo haces con la mejor opción”: de principio a fin, no se juzga, enjuicia, el comportamiento del ser humano, lo que hace, cómo es. Da la sensación de que se ha escrito dando por hecho que cualquiera que lo lee ha hecho lo mejor, pero a su vez, te da recursos para mejorar más, para entrar en niveles distintos de introspección; deja un buen sabor de boca, te sientes bien a leerlo, como un proceso natural de coaching.

     

  • “Las respuestas están en uno”; claro, de ahí tantas preguntas que formula el libro. Desprende optimismo; optimismo porque, efectivamente, uno tiene las respuestas, “sólo” hay que hacerse las preguntas oportunas.

 

Por otro lado, responde a una perspectiva muy particular; el modelo teórico está impregnado de supuestos básicos traídos de la lingüística de Chomsky, del análisis de la comunicación que realizó Bateson, del concepto de sistema que desarrolló Virginia Satir en su terapia familiar, de la idea de circularidad de Perls, creador de la terapia Gestalt, en la cual estuvo formado Bandler y de la teoría de Erickson sobre los recursos que tenemos el ser humano para hacer frente a los eventos.

 

Habiendo contextualizado su lectura, si pienso contextualizar al lector, al tipo de lector, creo que el que más lo aprovecharía sería aquel que no ha escapado de sí mismo, es decir, aquel que no tiene reparo a preguntarse sobre sí mismo, aquel que tiene curiosidad por crecer, al que le importa el otro, el que quiere ser más autónomo tal y como hace referencia el libro, desde la libertad por aliviar malestares y por gozar (hacer lo que él quiere y no lo que otros le dictan).

 

Por el contrario, aquellas personas que huyen de sus propias emociones, que no las saben manejar, que son (hiper)dependientes de otros, vamos, que no conectan consigo mismos, este libro podría provocarles lo mismo, huida; necesitarían (necesitan) de un profesional que esté con ellos, calibrando, escuchando, sosteniendo, y con mucho ARTE, ayudándoles a poner esos sueños “ocultos” en palabras para luego ponerles piernas.

 

LO ESENCIAL DE SU LECTURA

 

Lo más importante del libro para mí, no se encuentra escrito y desarrollado precisamente; se encuentra en lo que me ha suscitado. Por una parte, optimismo, ya lo comenté, pero ahondando en ello, he sentido el valor que tenemos como personas, por el potencial que tenemos para mejorar, para crecer, para reconocernos (reconocimiento), aspectos que por otra parte son necesidades psicológicas tan básicas como las fisiológicas. También, respeto; su lectura me ha llevado a esta idea, más que idea, sensación; respeto por la individualidad, por la historia personal de cada uno, por esa intención positiva que todos tenemos y que hay que cuidar. Y por otra parte la idea de acción. Sin acción no hay cambio, y es verdad. Más allá de ser homo, y siguiendo en la escala, primates, somos mamíferos, y los mamíferos necesitamos de la acción; nosotros que hemos podido evolucionar más, tenemos la capacidad de aprender de la acción, de evaluar consecuencias de la misma, con mayor “soltura” que el resto de mamíferos e incluso primates; es muy potente esta idea; es esencial, sin acción no hay evolución.

 

De cara al contenido, todo lo dicho es relevante: la importancia de las creencias, de los hábitos, de las posiciones perceptivas… Pero hay un concepto que es central, y que sin él todo lo demás pierde fuerza, pierde sincronía, es el de VALOR. Está muy bien explicado, es el centro de lo que somos, y es el centro del libro. El valor es “identitario”, responde a una particularidad, a la de la historia personal de cada uno, desde que nace, y que se construye dentro de unas normas sociales más macro, familiares, culturales, pero que cada uno vincula de una forma precisa a sí mismo.

 

Siguiendo con el contenido, quiero señalar también como destacable, la diferencia entre resultado y proceso; el libro explica muy bien la importancia del proceso, es más, distingue objetivos resultado de objetivos proceso; y lo relaciona muy bien con la metáfora del viaje. Esto es muy potente, tanto que si nuestra educación hubiera estado basada, también, en dar importancia al proceso, a lo que vamos aprendiendo, al disfrute en sí que hay en el “viaje”, esto nos habría ayudado a ser más conscientes de quienes somos, de cómo vamos evolucionando, habría incluso casi eliminado el perfeccionismo (muy ligado a meta final), y habríamos respondido más de 1/3 de los encuestados que sí somos felices, porque atender al proceso es disfrutar.

Me conmueve que se haya retomado desde este modelo el concepto de Valor. Dese otras disciplinas, la psicología por ejemplo, está presente en otros modelos, humanistas (Rogers, Carhuff) y conductuales, como el modelo de campo interconductual; en este modelo, y sin entrar en detalle pues no es objeto de la reseña, el valor cobra especial relevancia frente a otros modelos conductistas, entendido como aquello que realmente nos mueve en la vida, aquello que nos dirige. Y es similar concepción la que presenta este modelo de coaching.

Si tuviéramos en nuestro día a día la claridad del pará que hacemos lo que hacemos, de lo que nos aporta a cada uno, seguro que habría menos discrepancias y seríamos más tolerantes a la diversidad individual.

 

MÁS ALLÁ DEL CONTENIDO

 

Este libro me ha permitido colocar mentalmente algo que he experimentado realizando procesos de coaching, los poquitos que llevo: cuando alguien tiene un valor claro ligado a un objetivo, está preparado para acometerlo, se siente confiado de sí mismo. En este sentido el libro también refleja esta experiencia.

En las pocas sesiones que llevo de coaching, hay una vinculación directa entre lo que aquí se escribe y lo que he vivido hasta hora. En mi experiencia como psicólogo clínico encuentro muchas similitudes, algunas ya comentadas, otras no pero que están: la importancia de la escucha por ejemplo, el saber escuchar sin diálogo interno; el prestar atención a la persona integralmente, cómo viene, cómo viste, cómo habla, desde dónde, cómo se posiciona… Un sinfín de aspectos en los que aprecio similitudes, lo cual me agrada enormemente.

 

Sí he encontrado una diferencia relevante, muy relevante: podemos ayudar a que otros crezcan, a sentirse aliviados, a sentirse felices, a aumentar su bienestar, poniendo foco en el futuro. Y esto me gusta porque parte de algo natural: sí, podemos sentirnos bien, podemos sentirnos felices sin necesidad de solucionar todo lo que nos preocupa. Y eso es lo que nos hace ser más valiosos aún. Eso es también parte de nuestra HUMANIDAD. Y esto es algo que este modelo gestiona con elegancia.

 

ALEJANDRO MARTÍN GONZÁLEZ (Coach ICC)

REPSOL – SELECCIÓN Y DESARROLLO ÁREA INDUSTRIAL Y TRADING

Comunidad Coaches ICC
Artículos de los Coaches de International Coaching Community de España.
Posts recomendados
Contacta

Envíanos un email y te contestaremos lo antes posible.

¿No es legible? Clic para cambiarlo.
0

Comienza a escribir y presiona "Enter" para buscar