Entrevista a Daniel Álvarez Lamas: Coaching para la vida, alcanzar tus sueños aún es posible

 en Coaching, Todas las publicaciones, z-secundario

Fuente: Revista Soñadores

¿Alguna vez te has sentido frustrado por no cumplir tus sueños? ¡El cambio todavía puede tener lugar! Eso es lo que dice el coaching, la revolucionaria disciplina que cambia vidas y carreras. ¿Te atreves a ponerla en práctica?

 

El coaching no quiere que olvidemos nuestros sueños, ni que los persigamos a lo loco como unos utópicos. El coaching nos muestra el camino, nos da los zapatos. En nuestra mano está el echar a andar hacia nuestros sueños. Os invitamos a leer la entrevista completa al coach Daniel Álvarez de Benpensante en nuestro último número de Soñadores y profundizar hacia las claves de vuestro propio éxito!

  • Cada vez más, el amplio público comienza a oír hablar del coaching, pero todavía son muchos los que lo confunden con otras disciplinas como la psicología. ¿Podría resumir en breves pinceladas qué es lo que hace diferente al coaching y por qué es tan importante para organizaciones y personas?

Es lógico que haya cierta confusión en torno a las distintas disciplinas: psicología, filosofía, pedagogía, consultoría o mentoring,… Todas tratan de ayudar al ser humano a conseguir su bienestar y rendimiento mental y todas son necesarias. Tienen puntos en común pero son enfoques distintos.

En particular, el coaching es la disciplina que ayuda a cualquier persona a alcanzar todo su potencial. Le ayuda a desarrollar aquellas capacidades que necesita para los problemas que tiene en ese momento, así como a comprender mejor el mundo, pero  siempre desde su propio mapa, sin recetas ni teorías.

Si tienes un problema de relación en el trabajo, por ejemplo, te ayuda a salir de la tormenta de emociones que no te dejan ver bien. Las soluciones realmente son sencillas pero no las ves. Cuando las conseguimos, solemos decir “¡Pero cómo no me di cuenta antes!”. El coaching te ayuda a desarrollar tu empatía y tu asertividad, pero lo hace sin enseñarte. Te ayuda a pescar, más que darte los peces. Te genera la secuencia de pensamientos que te dirigen a ese “¡eureka!” que no encontrabas. El coach conoce profundamente los procesos de pensamiento y es un experto en provocarlos.

Dicen que el ejemplo más antiguo que se conoce del coaching es Sócrates. Él no quería convencer, sino que ayudaba a las personas a encontrar la verdad por sí mismas.

  • Para el coaching tener claras las preguntas es el 80% de la respuesta, pero a veces esas preguntas no están tan claras… Sabemos que necesitamos cambiar algo pero puede que no sepamos qué exactamente. ¿Cómo podemos identificarlo?

Es muy cierto que necesitamos hacer examen de conciencia sobre qué cosas nos dan vida y cuáles nos la quitan. Nada es objetivamente bueno o malo para nosotros, sino que todo depende de cómo lo vivimos, cómo lo experimentamos. Por tanto, el examen de conciencia incluye las emociones. Sería absurdo que fuera solo racional si lo que quieres definir es “qué es lo importante para ti”. Es decir, lo que al final quieres saber es qué significa cada cosa subjetivamente para ti.

Hace poco, una mujer que se había separado, me decía que lo había decidido (después de mucho sufrimiento y resignación) porque se sentía absolutamente vacía, que no sentía nada y que deseaba recuperar la ilusión de vivir. La separación se hacía muy difícil porque cada vez que hablaba con su marido acababa en discusión y cada vez iba a peor. En la sesión de coaching, se dio cuenta de que en vez de hablarse de cómo se sentían, estaban discutiendo quién tenía la culpa. Cada uno veía la situación de forma opuesta y no se entendían. Lo que decidió fue contarle sencillamente cómo se sentía ella y preguntarle a él cómo se sentía. Por otro lado, se propuso dar prioridad completa a un objetivo que compartían: dar a sus hijos el mejor futuro posible y tener una relación de familia. Eso fue lo que la inspiró para tener a raya las emociones destructivas que la venían acosando.

Esas son las dos cosas realmente importantes: cómo sentimos la vida y tener retos inspiradores para nuestro futuro. También son las dos recetas para salir de un conflicto o no provocarlo. Cuando hay conflicto, hablar del pasado y de las causas es muy peligroso, pues desata nuestro talón de aquiles: las emociones destructivas.

Hoy, esta pareja es capaz de comunicarse con fluidez. No sé si eso servirá para que vuelvan a vivir juntos o para tener una relación sensata, pero el sufrimiento se ha reducido claramente.

  • Hace unos años una entrevista televisiva al escritor y actor mexicano Odin Dupeyron se volvía viral en las redes, sosteniendo ideas como que perseguir ciertos sueños (a falta de talento) era una pérdida de tiempo y obsesionarse con cumplir las más altas expectativas era el mejor caldo de cultivo para la infelicidad vital. ¿Qué opina al respecto? ¿Cómo identificar si nuestros sueños son factibles?

Qué preguntas más interesantes. Pareces una coach!

Veamos… En primer lugar, desde la perspectiva del coaching, es claro que tener un reto u objetivo es el primer paso para alcanzar el éxito. Paras poder dirigimos hacia un objetivo primero tenemos que establecerlo. Si no ponemos un objetivo en nuestro horizonte, nos sentiremos perdidos, sin una fuente de inspiración.

Uno de los problemas es cuando no concretamos nuestros sueños. Eso no provoca movimiento sino ensoñación. El otro problema es cuando le damos vueltas y vueltas a aquello que no queremos, pero sin proponernos un objetivo concreto y claro. En ambos casos, lo único que hacemos es enredarnos.

Sin duda, es importante saber lo que no quieres, pero solo se encenderá la chispa en tus ojos al darte cuenta de aquello que realmente te mueve, lo que te inspira. Y tiene que ser concreto y claro. La importancia de la motivación es máxima. Con ella, se te ocurrirán cosas que antes no se te ocurrían y harás cosas extraordinarias sin esfuerzo. Alcanzarás tu mejor versión, en la que estás perfectamente orientada hacia un objetivo, además de motivada. Sabes muy bien lo que hay que hacer, apenas dudas. Te sientes como si fueras en un avión en vez de en una carretilla.

En segundo lugar, solemos decir que es imposible saber si algo es imposible hasta que se intenta. Hay muchas historias reales en el deporte. Por ejemplo, está la de Gunter Hägg, un corredor sueco extraordinario que tuvo durante 9 años el récord de la milla en 4 minutos 2 segundos. Los expertos decían que era imposible bajar de los 4 minutos y Hägg dejó de intentarlo. Pero otro corredor, Roger Bannister, no lo creyó y fue capaz de bajar de esos 4 minutos en 1954. Lo curioso del caso es que durante los dos siguientes años, 50 corredores bajaron de los 4 minutos.

Esto muestra que, muchas veces, lo que hace que algo sea imposible es la opinión general, las barreras mentales que sin duda nos contagian. No tenemos ninguna garantía de conseguir el reto que nos entusiasma, pero nadie más que uno mismo puede explorar si es o no posible. La vida es muy triste si no tienes algo por lo que merezca la pena vivir.

  • Muchas veces tenemos una idea general de lo que queremos conseguir, pero nos cuesta concretarla en objetivos. ¿puede darnos algunas pautas que nos ayuden a fijarlos/verbalizarlos?

Por supuesto, hay unas pautas sobre las que el coach va ayudando a la persona a definir su objetivo. Nos pueden valer a cualquiera en nuestro día a día.

En primer lugar, el objetivo debe ser medible, concreto. Es decir, si un coachee (o cliente) dice “quiero una vida mejor”, el coach le pregunta “¿Cómo sabrás que lo has conseguido?”. Unos acabarán descubriendo que desean conseguir una pareja, otros vivir solos; unos se decidirán a cambiar de trabajo, otros vivir su trabajo con menos auto-exigencia. El caso es que tendrán una visión concreta que guiará sus pasos.

En segundo lugar, el objetivo debe ser atractivo. A veces tenemos objetivos “socialmente deseables”, como un puesto de trabajo determinado, un coche, una figura envidiable,… pero notamos que eso no nos mueve realmente, que no enciende nuestro corazoncito. Esos objetivos no nos sirven vivir a vida a tope. Fíjate que el coaching no busca el reto como un fin en sí mismo, sino que considera que necesitamos ponernos un reto como condimento imprescindible para una vida plena. Por tanto, sabremos que el objetivo es bueno si nos orienta bien y nos motiva en nuestro día a día.

El tercer aspecto clave para un buen objetivo es que esté en nuestro radio de control. Es decir, nos puede atraer que nuestra empresa cambie su forma de tratar a las personas, pero cambiarlo no depende de nosotros, por lo que ese objetivo no nos serviría.

  • ¿Qué le diría a esas personas que quieren cambiar sus vidas pero se sienten frenadas por los recursos, responsabilidades familiares, etc?

Aunque suene duro, no podemos olvidar una de las principales cosas de las que se arrepienten las personas que están cerca de morir: no haberse atrevido a llevar su propia vida, según explica Bronnie Ware, experta en cuidados paliativos.

Nunca es tarde para tomar las riendas de tu propia vida. Suele decirse: quiérelo, cámbialo o abandónalo. Es decir, puedes disfrutar más de lo que tienes, incluyendo los pequeños cambios necesarios para ello, o puedes cambiar de rumbo. Para ello, es necesario explorar cuáles son los valores realmente importantes para ti y qué te impide disfrutarlos.

Por otro lado, no descartes ningún objetivo, pero éste debe ser atractivo en el contexto global de tu vida. Imagina a una persona a la que le atrae un ascenso pero eso le hace vivir lejos de su familia, que es también una prioridad. El coaching le ayuda a conocer los valores que hay detrás de ambas cosas, que son lo realmente importante. Normalmente, acaba encontrando un objetivo muy atractivo que engloba ambos valores. Ese objetivo puede ser una situación familiar distinta, un cambio de trabajo o disfrutar de otra forma la vida que lleva. Vivir los propios valores es lo que da el verdadero sentido a la vida y la insatisfacción de fondo viene de no hacerles caso.

Tomar las riendas de tu vida lleva a conocerte más a sí mismo y a valorar lo importante. Es el camino más rápido a la plenitud y, por tanto, a tu mejor versión.

  • Por circunstancias coyunturales o personales a veces lo que más nos cuesta es encontrar la motivación para actuar. ¿Cómo podemos reconectar con este catalizador? ¿Cómo descubrir dónde está nuestra propia motivación?

Precisamente, detrás de los conflictos están nuestro motivadores más importantes, que es otra forma de llamar a los valores que antes mencioné. Lo que nos motiva está detrás de cada frustración, de cada ansia, y también detrás de cada entusiasmo en nuestra vida. Las emociones son el indicador de que hay un valor detrás que los está encendiendo.

Es por eso que el coaching no sólo te ayuda a resolver el conflicto o conseguir tu objetivo, sino que te conecta con tu catalizador para ello.

  • Ha hablado en algunas ocasiones de lo importante que es renacer a la capacidad de saborear la vida. ¿Por qué es tan importante?

Pues es una bonita forma de explicar lo que sucede en la madurez, según la Teoría del Desarrollo. Podría decirse que toda nuestra infancia consiste en conocer los sabores de las cosas. Normalmente, predominan los sabores agradables. En la juventud conocemos más sabores y también sinsabores, al afrontar el mundo por nosotros mismos y no tener ya el cobijo que nos da la familia.

Cuando nos hacemos adultos, ya tenemos registrados todos los sabores y nos dedicamos a actuar conforme a ellos, de la forma lo más ordenada posible. Buscamos estabilidad. Pero llega un momento en la madurez que nuestro niño o niña interior nos dice que esto es muy aburrido y que quiere volver a saborear. Yo creo que es mejor escucharle, porque si no, se seguirá poniendo muy pesado o pesada. Eso es lo que llamamos la “crisis existencial”.. Ya me entiendes.

  • Otra de las ideas que defiende el coaching es que somos lo que pensamos, que nuestros pensamientos tienen el poder de empujarnos a lograr nuestras metas o descargar nuestra energía por completo. ¿Cómo debemos manejarlos?

Es muy cierto. En especial, hay disciplinas relacionadas con el coaching como la PNL o el Mental Training que te ayudan especialmente a manejar los pensamientos.

Lo primero que se aprende es que nuestro bienestar no depende de lo que nos sucede sino de cómo experimentamos lo que nos sucede. Si estás viviendo en las mejores condiciones imaginables pero te obsesionas con que nada puede hacerte feliz, sin duda tendrás una vida mucho peor que otra persona que está muy contenta con lo que tiene.

Si tienes una meta atractiva en tu mente, aprecias lo que tienes y creas un buen clima interior, se te ocurrirán espontáneamente cosas que te dirigirán a tu objetivo y a una vida equilibrada y estimulante.

  • Integrar la filosofía del coaching al completo en nuestras vidas puede requerir su tiempo, pero ¿por dónde podemos empezar? ¿Qué pequeños consejos nos daría para comenzar a ponerlo en práctica en nuestro día a día?

Pues, en resumidas cuentas, te diría estos:

  1. No dejes que el pensamiento se comporte como un mono loco. Calma tu mente y así podrás dirigirla.
  2. Céntrate principalmente en el aquí y ahora, en lo que estás haciendo en ese momento presente, sea hablar, escucha o fregar platos. Emociones negativas como la melancolía, la frustración o la culpa surgen al pensar en el pasado. Otras como la ansiedad o la desesperación surgen al pensar en el futuro. Si vives en el presente, predomina el gozo de existir, la sensación de fluidez, sobre todo lo demás.
  3. Focalízate en tu objetivo: estás proyectando un futuro que te inspira para estar motivado hoy.
  4. Acuérdate de las cosas que hiciste bien, en las capacidades que demostraste: recordando esas experiencias obtendrás confianza y sabrás cuáles son tus recursos.
  • Un proverbio africano reza “si quieres ir rápido camina solo; si quieres llegar lejos, camina acompañado”. ¿Podría ser la definición más antigua del coaching…?

Pues sí que sería una forma poética de resumir todo lo dicho. Muchas gracias.

Posts recomendados

Escribe un comentario

Contacta

Envíanos un email y te contestaremos lo antes posible.

¿No es legible? Clic para cambiarlo. captcha txt
0

Comienza a escribir y presiona "Enter" para buscar